Tipos de Protecciones en Motores Eléctricos

Los motores eléctricos son la principal fuente de transformación entre energía eléctrica y mecánica de la industria, es por eso que muy a menudo le toca al ingeniero mecánico, tener que seleccionar uno. No es necesario ser un especialista en motores para tomar la decisión correcta, aunque mas adelante veremos algunos puntos claves para ese proceso.

Los motores eléctricos suelen funcionar en diferentes ambientes, y bajo distintas condiciones que pueden poner en riego su buen desempeño. De allí surgen las diferentes alternativas constructivas que los hacen aptos para funcionar en ambientes insólitos. A continuación, veremos los tipos de protecciones en motores eléctricos.

Básicamente se trata de evitar tres tipos de accidentes que pueden dañar el motor y/o personas. La primera es la penetración de polvo, la segunda contactos accidentales, y la tercera líquidos. Sin embargo, todos lo motores comunes del mercado evitan generalmente el contacto accidental, por lo que se suelen considerar una protección contra cuerpos extraños, y una contra líquidos.

Las especificaciones del tipo de protección tienen forma similar al siguiente ejemplo:

IP55W

IP significa solamente International Protection, lo cual nos orienta que estamos hablando de la clasificación establecida por la IEC (Comisión de Electrotécnica Internacional).

El primer dígito numérico indica el grado de protección frente a cuerpos extraños. Cada número significa lo siguiente:

Tipos de protecciones en motores

El segundo dígito numérico indica el grado de protección frente a la entrada de líquidos (la clasificación se basa en el agua):

Tipos de protecciones en motores electricos

Para terminar, la letra del final indica que se trata de un motor capaz de soportar agentes climáticos extremos como salitre, lluvia, etc.

Generalmente los motores eléctricos suelen comprarse con protección IP55 cuando diseñamos algo para un cliente, principalmente porque no sabemos a ciencia cierta bajo que condiciones funcionará. Obviamente que si estamos seguro, podemos seleccionarlo con un grado de protección menor. Este tipo (IP55) suele ser más que suficiente para evitar que el motor se dañe por la entrada de polvo generado en la industria, además de estar preparado para “chorros de agua”, los cuales siempre llegan de la mano del personal inexperto que lava las instalaciones, sin medir el potencial riesgo eléctrico de las mismas.

Por último, y ante cualquier duda, la mejor opción al seleccionar un motor eléctrico es consultar con el proveedor. Ellos tienen la experiencia en el tema, y nos sabrán dar la mejor solución a cada situación. Una consulta con el cliente (para quienes estamos diseñando la máquina o instalación) también puede orientarnos en el tipo de protección que ellos esperan que tenga.


So, what do you think ?